jueves, 22 de noviembre de 2012

En esta vida,
las experiencias que hayas pasado, no son proporcionales a los años que tienes o que hayas vivido. Ponte una canción, siéntela y déjate llevar, y que la sensación del escalofrío retumbe en tus poros escuchando una canción otoñal, con un guzhen de fondo leve.
Hay tantas gente en el mundo y tan pocas personas, tantos atributos aplicables a alguien y tan pocas personas con ellos. Tanto daño. Tanta hipocresía, tanta furia acumulada... que por desgracia, pagamos justos por pecadores. 



Publicar un comentario